Lunes 19 Agosto 2019

Historia de Santa Olalla del Cala

La posición estratégica de Santa Olalla en el tránsito de metales extraídos de los importantes enclaves mineros de Almadén de la Plata, Minas de Riotinto, o "La Papúa" o "El Tratejón" en Zufre, hace imaginar los orígenes de la presencia del hombre en esta localidad, en la Edad de Bronce, en el III milenio a. C. Este intercambio comercial sentaría la base de la conocida Ruta de la Plata, que alcanzaría su máximo esplendor en la época romana.


En la Edad de Hierro existió un poblado, ubicado en el mismo lugar dónde hoy en día se encuentra el castillo.


Se tiene conocimiento de que durante la época romana tuvo un asentamiento poblacional. Tal parece que los romanos la denominaron  con el vocablo Ponciana, cambiándose posteriormente por un compuesto formado por el nombre de su patrona, Santa Eulalia de Mérida ( Santa Olalla en gallego) y el afluente del Río Guadiana, el Río Cala. Otros nombres que la localidad ha ido recibiendo hasta llegar a conformar el actual, han sido Santa Olalla del Carril, Santa Olalla de la Sierra, etc. Según cuenta la tradición, Santa Eulalia nación en esta localidad, siendo posteriormente trasladada a Mérida donde fue quemada viva.

Con la presencia musulmana, se produce un conflicto bélico a mediados del s. XI, cuando el rey Azz al Dawla pide ayuda al de Badajoz, el bereber Muhanmad, para repeler a las tropas invasoras de Almutamid, rey moro de Sevilla, que se encontraban en Santa Olalla. El rey de Badajoz logra que se retire el ejército enemigo, y conquista de nuevo la plaza de Santa Olalla y toda la vega del río Cala.


La historia de Santa Olalla comienza en el s. XIII, tras la conquista de Sevilla por el rey Fernando III el Santo en 1248. La anterior historia no es sino prehistoria al carecer desgraciadamente de documentación escrita.


La reconquista cristiana de la sierra se llevó a cabo a mediados del s.XIII, a manos de Sancho II de Portugal, con el apoyo de órdenes militares. Los enfrentamientos fronterizos continuaron, así que para frenar la continua amenaza portuguesa, se creó una línea defensiva denominada la Banda Gallega, con pobladores del Norte de la Península, principalmente de León, Asturias y Galicia.


Durante la invasión francesa fue Cuartel General de la Zona de Infantería. Existe un monumento dedicado a este acontecimiento.
Hasta finales del s. XX perteneció al Arzobispado de Sevilla. Fue a finales de este siglo cuando la villa de Santa Olalla, se instauró como pueblo de la provincia de Huelva.

Entre sus hijos ilustres se encuentra el fundador de la ciudad de Valencia, el  conquistador Alonso Díaz Moreno, así como José Reinoso, casado con una santa olallera, y que ejerció en esta población su oficio de tallista y escultor. Dentro de las letras son famosos en esta localidad Daniel Florido, ilustre poeta fallecido en 1979 en la Línea de la Concepción y Carlos Ros, escritor, filósofo y teólogo de nuestros días, con una considerable e importante bibliografía y estudios sobre María Coronel y Sor Angela de la Cruz.

Colors